En general todas las ciudades tienen cibers y la mayoría de los restaurantes y hoteles tienen Wifi. Donde único no tendrás internet es en el medio del desierto.

Consulte la documentación en la Embajada de Marruecos en su país para asuntos de visados.

Para los ciudadanos españoles es obligatorio llevar pasaporte en vigor y con una fecha de caducidad superior a 6 meses. El pasaporte es indispensable para poder proceder en los mostradores de facturación de aduana.

Todos los viajeros, incluyendo los niños, deberán llevar su pasaporte en regla.

A Marruecos se puede viajar con niños sin problema. Los más pequeños de la familia, habitualmente son los que más disfrutan del cambio cultural que observan. Además en Marruecos se trata con especial cuidado y atención a los que viajan con niños, y no hay razones de riesgo por las que no llevarlos con vosotros. El exotismo de sus paisajes, el cariño de sus gentes, los camellos, los burros, los coches de caballos… todo les mantendrá más que interesados.

Para evitar problemas de estómago, al igual que a un adulto, se recomienda beber únicamente agua mineral embotellada y comida bien cocinada, preferiblemente en restaurantes o lugares de trato habitual con turistas, ya que cuidan especialmente la conservación de la carne y lavado y tratado de fruta y verduras.

La moneda oficial de Marruecos es el dirham, y es posible que lo veas en algunas tiendas contraído como MAD. Su conversión aproximada con respecto al euro es 1 euro = 11 dirhams; debido a las fluctuaciones de la moneda dependiendo del día la conversión exacta puede ser algo distinta, pero por regla general el valor del euro será algo mayor que diez veces el valor del dirham.

Para cambiar dinero, lo ideal es hacerlo en las cabinas de cambio oficiales que podrás encontrar al llegar al país, tanto en el puerto como en el aeropuerto, o bien en los distintos puntos de cambio oficial que podrás encontrar por la ciudad. No es nada aconsejable cambiar en la calle, puesto que es necesario que te den un justificante del cambio de moneda: ten en cuenta que es posible que vuelvas con dinero de sobra de vuelta, y si quieres volver a cambiar a euros, será necesario dicho justificante.

El medio más habitual para pagar en Marruecos es en efectivo, aunque de manera opcional también se puede pagar con tarjeta: en ciertos establecimientos (no todos admiten esta forma de pago). Además, ten en cuenta que tu banco aplicará un cargo por dicha gestión, que dependiendo de la entidad puede ser mayor o menor.

Contrariamente a lo que se suele pensar, no es necesario llevar ningún tipo de vestimenta concreta a la hora de visitar Marruecos: cualquier ropa occidental será apropiada.

Es necesario subrayar que, en el caso de las mujeres, no resulta en absoluto necesario llevar tapado el pelo. Lo que sí se recomienda, si os apetece pasar desapercibidas, es no llevar pantalones muy cortos ni escotes demasiado profundos, o por extensión aquellas vestimentas que puedan considerarse provocativas.

En primer lugar, debemos señalar que no es necesario, ni mucho menos obligatorio, aplicarse vacuna alguna ni tratamiento antipalúdico a los viajeros procedentes de Europa.

Dicho esto, existen una serie de recomendaciones por parte del gobierno para todas aquellas personas que realicen cualquier viaje al extranjero. Concretamente aconsejan vacunarse de la hepatitis A y B y del tétanos-difteria.

Como comentábamos, son recomendaciones sobre enfermedades de distribución mundial y que en ningún caso son necesarias.

Finalmente, aunque no pertenezca propiamente a este apartado, es recomendable consumir únicamente agua embotellada, ya que la propia de Marruecos puede llegar a ocasionar molestias al no estar acostumbrado nuestro organismo a ella.

Todos los enchufes son de tipo europeo, por lo que los ciudadanos del continente pueden utilizar sus aparatos electrónicos sin necesidad de utilizar ningún adaptador. En el caso ser ciudadano no europeo, si bien en determinadas circunstancias podrás utilizar sistemas de red universales, se recomienda, previamente a realizar un viaje, comprar un adaptador europeo.

Al igual que en Europa, todos aquellos edificios de nueva construcción dispondrán de un voltaje de 220 V y, en la mayoría de los casos, toma de tierra. En el resto de los sitios las características de la red podrá variar en función de la antigüedad del edificio y la zona.

Respecto a España, Marruecos tiene la misma hora que Canarias y una diferencia horaria respecto a la Península de una hora menos (es decir, cuando aquí son las tres allí son las dos) excepto para los meses de verano, que se amplía a dos horas de diferencia. Para al resto de los países, recomendamos consultar su diferencia horaria con respecto a España y a partir de ahí deducir la que corresponde con respecto a Marruecos.

Marruecos es un país que dispone de gran heterogeneidad en su geografía, lo que implica que para hablar del clima haya que diferenciar partes; pudiendo dividirse en cuatro zonas climáticas básicas, distinguiremos el norte (zona de costa y montañas del Rif) con un clima mediterráneo, la costa oeste con clima oceánico, las zona montañosa del interior, con clima continental, y finalmente la zona del sur de las montañas del Atlas, con clima desértico y semi-desertico.

Tanto en la zona de costa del Mediterráneo y del Atlántico, así como las llanuras del interior del norte, se disfruta de temperaturas suaves y frescas, con veranos algo calurosos e inviernos suaves y húmedos. Éstas aumentan sensiblemente una vez entramos al interior o nos dirigimos al sur, aumentando la diferencia de temperatura entre el día y la noche, y alcanzando los 40 grados de temperatura en las zonas desérticas los meses de verano. Consulte la temperatura.

La mejor estación para planificar un viaje a Marruecos es, sin lugar a dudas, en primavera, por ser el momento en que las temperaturas son más estables; por el contrario, hay ciertas probabilidades de que llueva, pero no suele ser lo normal. Además, es una estación que invita a visitar cualquier zona del país.

Si hablamos de los meses de verano, la zona más solicitada suele ser las costera, en concreto ciudades como Asilah, Essaouira o Agadir y la zona Norte del país. En cambio, si vamos a viajar en Otoño o Invierno, el turismo se decide por la zona Sur, principalmente Marrakech y la zona del desierto, al ser zonas muy turísticas que debido a las altas temperaturas en verano tienen menos aceptación.

Por último, destacar las zonas de montaña, como por ejemplo Akchour, que se pueden visitar todo el año y, aunque en verano las temperaturas sean más altas, es cuando más afluencia de público hay con diferencia y por tanto mejor ambiente se puede disfrutar (tanto es así que el único albergue que existe sólo abre en esta época del año).

El idioma oficial de Marruecos es el árabe. El bereber también está muy extendido, y el francés es común entre la población que ha recibido escolarización. El español es bastante utilizado en el norte del país, y el inglés por aquellos que trabajan en el mundo del turismo. La realidad es que los marroquíes son muy buenos en los idiomas y casi todos ellos hablan tres o cuatro, además de su lengua materna.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies